Categorías
historia de la religión

Amenaza del fundamentalismo religioso

Publicado en GralsWelt 22/2001) 
11 DE SEPTIEMBRE DE 2001: 
En el Mundo del Grial 14/2000 escribí bajo el título "¿Dónde está la esperanza para los pobres del mundo?El "nuevo" punto de vista es que, tras el colapso del comunismo, que muchas personas que viven en la pobreza desesperada esperaban que resolviera sus problemas, ha quedado un vacío que en algunos países puede ser ocupado por el Islam como un nuevo faro de esperanza. 
Ahora tenemos que familiarizarnos, escandalizados, con el hecho de que los musulmanes fundamentalistas de muchas naciones esperan del Islam no sólo un estado ideal y justo, sino que se enfrentan a Occidente y a su civilización con un odio abismal; porque desde el punto de vista musulmán 
* El mundo islámico ha sido oprimido y explotado por las potencias coloniales occidentales durante siglos, 
* la civilización occidental, occidental y cristiana quiere destruir el Islam, 
* Occidente es "impío" y, por tanto, el enemigo natural del "verdadero creyente", es decir, del musulmán, 
* Mahoma fue el único fundador de una religión que se convirtió en el fundador y gobernante de un imperio que era un estado ideal -porque estaba fundado en las leyes reveladas por Alá según su convicción- y que sigue siendo ejemplar para todos los tiempos.
El Islam no distingue entre la ley religiosa y la ley civil, porque los mandamientos del Islam regulan todos los ámbitos de la vida.
Además, la conversión de un musulmán a otra comunidad religiosa es considerada por los musulmanes estrictos como un crimen digno de muerte. Por lo tanto, en la práctica, prácticamente no hay conversos.
 
ORIENTE Y OCCIDENTE 
No se puede negar que la mayoría de los Estados islámicos han sufrido el colonialismo tanto de los Estados occidentales como de los islámicos (por ejemplo, Turquía).
Sin embargo, no se puede atribuir con justicia todos los problemas de los actuales Estados islámicos, entre los que apenas hay una democracia, al colonialismo y "absolver" al pueblo, la religión y el gobierno de toda responsabilidad. (Por lo que "absolver" a alguien de toda responsabilidad implica en última instancia una violación de su dignidad humana. Básicamente significa no concederle la autodeterminación espiritual).
 
También se puede ver un peligro para las religiones en la civilización occidental, que se basa en el laicismo, la democracia y la prosperidad económica; ya que ninguna religión es democrática por origen.
La vida moderna se aleja cada vez más de las creencias tradicionales. Los musulmanes temen, no sin razón, que bajo la influencia de Occidente muchos creyentes "ortodoxos" se vuelvan tan "tibios" hacia el Islam como los europeos o los estadounidenses lo son hacia las confesiones cristianas.
La actitud de muchos imanes es correspondientemente defensiva, de modo que las reformas son difícilmente ejecutables en los Estados islámicos a menos que puedan remitirse al Corán.
 
Además, las religiones monoteístas tienden a ser intolerantes de todos modos, y el principio de "un Dios, una fe (verdadera), una iglesia (legítima)" ha justificado muchos, demasiados actos de violencia.
La tolerancia religiosa, el respeto a otras religiones, era más común en los cultos politeístas, por ejemplo en la antigüedad, que en la Edad Media europea, caracterizada por el monoteísmo.
 
Incluso el Antiguo Testamento de la Biblia, base del judaísmo, una de las religiones monoteístas más antiguas *), está lleno de aborrecimiento hacia los "idólatras" y los "paganos".
También el cristianismo ha olvidado a menudo el amor al prójimo predicado por Jesús y ha practicado el odio del Antiguo Testamento.
El Islam, que según su propio calendario vive ahora en el siglo XIV **), oscila entre la moderación y el odio a los infieles, que deben convertirse o bien ser destruidos por orden de Alá. Ambas cosas se pueden demostrar a partir del Corán ***).
Dado que no existe una interpretación vinculante del Corán y de la Sharia ****) para todos los creyentes, hay muchos grupos cuyos predicadores llegan a interpretaciones muy diferentes. Lo que todos parecen tener en común es el objetivo de extender el Islam por todo el mundo.
 
Los musulmanes también carecen de experiencia en la convivencia con personas de otras religiones.
En los primeros siglos islámicos, las costas del sur del Mediterráneo y España fueron conquistadas desde Arabia, y los nuevos súbditos se convirtieron en gran medida al Islam.
Luego, las tribus turcas, los mongoles y los tártaros invadieron los países islámicos y pronto adoptaron su fe.
El Islam aguantó -como en las Cruzadas- o los enemigos se convirtieron.
A continuación, el Islam se extendió por partes de la India, el sudeste asiático y hasta Filipinas mediante la conquista o la labor misionera pacífica. En su mayoría, el Islam se convirtió entonces en la religión dominante. Desde el punto de vista de los musulmanes, su rápido crecimiento muestra la obra visible de Alá. En los estados islámicos, los creyentes reclamaban privilegios frente a los de otras confesiones, que sólo eran tolerados, por ejemplo, se les cobraban más impuestos.
Sólo en las últimas décadas las minorías musulmanas significativas, por ejemplo en Europa, han vivido entre pueblos con una comprensión diferente de la religión y el Estado y han tenido que darse cuenta de que el sentido de superioridad sobre los "infieles" con el que han sido educados no se aprueba en estas civilizaciones, e incluso viola la ley aplicable, y que la integridad de las vidas incluso de los que piensan diferente es una parte indispensable de la cultura occidental. Estas civilizaciones "occidentales" tampoco consideran su actitud como una expresión de debilidad en absoluto, sino como un valioso logro cultural.
 
FUNDAMENTALISMO RELIGIOSO 
En el mundo occidental, se creía que el fanatismo religioso había sido superado a finales del siglo XX, y el "Estado-Dios" fundamentalista de Irán se consideraba una excepción. Se ignoró que la intolerancia religiosa sigue siendo virulenta, incluso en el centro de Europa: 
En Irlanda del Norte, el odio entre protestantes y católicos, incomprensible para los observadores ajenos, provocó una guerra civil durante décadas, y en Yugoslavia, católicos, ortodoxos y musulmanes se masacraron cruelmente.
En la India se produjeron disturbios llenos de odio entre hindúes y musulmanes, y el odio religioso estalló en Sri Lanka, Malasia o Filipinas.
Por no hablar de Palestina, donde por un lado los árabes no reconocen el derecho del Estado de Israel a vivir, mientras que por otro lado los extremistas judíos exigen toda la tierra que fue judía en tiempos bíblicos y quieren expulsar a los palestinos. En todos los continentes hay extremistas y fundamentalistas que utilizan argumentos religiosos como pretexto para el nacionalismo y el racismo, la envidia y el odio.
 
En cambio, a menudo se busca en vano la influencia pacificadora de las religiones que une a los pueblos, aunque todas las religiones del mundo contienen las directrices correspondientes. No es de extrañar que muchas personas, sobre todo los más jóvenes, se aparten de las religiones y se pregunten si la historia del mundo no habría sido más feliz y pacífica sin los sacerdotes y sus pretensiones de poder. 
LAS RELIGIONES DEL MUNDO
Religión: Creyentes en millones
Católicos 1038
Protestantes 346
Ortodoxo 216
Judíos 14
Musulmanes 1200
Hindúes 811
Budistas 360
Sintoístas 107
Der Spiegel nº 41, 8.10.2001.  

¿CHOQUE DE CULTURAS?
 
En el transcurso de la imparable globalización de la tierra, los pueblos y las naciones se acercan, las diferentes economías se entrelazan y en prácticamente todos los países se aplican los mismos principios económicos, mientras que las enseñanzas religiosas, las costumbres y las tradiciones siguen siendo muy diferentes.
La cooperación multinacional sólo puede verse coronada por el éxito si los valores fundamentales, como una especie de "ética global" (6), son reconocidos por todos los habitantes del mundo y llegan a ser globalmente aceptados: El respeto a la dignidad humana de cada individuo, la tolerancia religiosa, las libertades civiles, la separación de la Iglesia y el Estado. La "Declaración Universal de los Derechos Humanos", proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, no es todavía una ley aplicable en todo el mundo, pero podría ser una base de trabajo para ello.
Las iglesias cristianas tuvieron que acostumbrarse a la disminución de su poder en un proceso que duró siglos y, bajo la presión de la Ilustración, aceptar finalmente los estados que garantizan los derechos constitucionales, incluida la libertad religiosa, para todos.
Otras altas religiones, como el budismo, no tuvieron mucha influencia política la mayor parte del tiempo.  
El Islam es diferente: al igual que Mahoma fue en su día profeta y gobernante de un Estado, el Islam no conoce hasta hoy la separación entre Estado y mezquita, ni la diferencia entre la ley religiosa y la estatal, pues la ley divina revelada por Alá a su profeta está, por supuesto, por encima de cualquier orden jurídico terrenal. El objetivo de todo musulmán devoto debe ser, por tanto, aplicar la ley islámica en un Estado. Esto también se aplica a los estados en los que los musulmanes son minoría.  
No cabe duda de que la gran mayoría de los musulmanes quieren vivir en paz y no son agresivos con los de otras confesiones. Pero tampoco es conveniente cerrar los ojos ante los fundamentalistas, como se practicó durante muchos años en Occidente por humanidad mal entendida: Porque hay un núcleo duro de seres humanos fanáticos en el Islam que, por convicción y odio contra todo lo occidental, llaman a la yihad *****), que justifican los crímenes, la violencia y el terror con el Corán, y que se esfuerzan por la destrucción del modo de vida occidental y la expansión del Islam por toda la tierra como su objetivo final. El objetivo de este odio es principalmente Estados Unidos como primera potencia del mundo libre. A ojos de los musulmanes, Estados Unidos y Europa continúan con las políticas coloniales de siglos pasados, en detrimento de muchos millones de personas en el mundo en desarrollo, y esta acusación está, por desgracia, parcialmente justificada.
También en Occidente hay hipócritas que hablan de derechos humanos pero los pisotean por codicia de dinero ******).
El hecho de que los fanáticos musulmanes utilicen su inteligencia y su buena educación (occidental) los hace aún más peligrosos como delincuentes. Vemos que es un error fatal pensar que la inteligencia y la educación científica garantizan personas mentalmente sanas.  
La mayoría de los musulmanes amantes de la paz tendrán que ser juzgados por personas de otras religiones en cuanto a si apoyan a los fundamentalistas -ya sea secretamente con dinero o sólo mentalmente- , o si profesan los derechos humanos y votan contra el extremismo en sus países de origen. Se les pide que se aparten de él con decisión y este pantano maligno se secará.
Si los musulmanes quieren vivir en países occidentales, tienen que respetar sus constituciones, lo que puede significar cooperar con las autoridades de esos países en la prevención de delitos con tintes religiosos.  
Entonces será más fácil para nosotros encontrar una relación respetuosa con el Islam y darnos cuenta de que el Islam es una "religión elevada" que ha producido grandes personas y merece respeto.    

Adenda 2014:   
Según un estudio de la WZB de marzo de 2014, hay que suponer que aproximadamente la mitad de los musulmanes que viven en Europa son fundamentalistas. (WZB Discussion Papar SP VI 2014-101. Berlín. WZB.) 

Notas finales:  
*) En "Un portador de la verdad persa" señalamos que históricamente no está claro si Zaratustra, Akenatón o Moisés fue el primer monoteísta.  
**) El calendario mahometano comienza con la "Hijara", la huida de Mahoma de La Meca a Medina en el año 622.  
***) Compárese, por ejemplo, las sura 9:5; 47:4; 61:4 con 2:59 y 46:31-34. Al principio de su labor misionera, Mahoma esperaba ganar a los cristianos y a los judíos para el Islam. Cuando esta esperanza no se cumplió, su agresividad hacia los de otras creencias aumentó enormemente. Esto también explica la sorprendente diferencia entre las suras dadas en La Meca y las dadas en Medina.  
****) Sharia = ley islámica  
*****) Yihad = lucha santa. La idea de una lucha por un objetivo que es bueno en un sentido religioso. Esto no tiene que ser necesariamente violencia y guerra. La yihad "se considera uno de los medios de difusión del Islam". En consecuencia, los no musulmanes deben abrazar el Islam, ya sea voluntariamente, mediante la sabiduría y el buen consejo, o involuntariamente, mediante la lucha y la yihad" (7, p. 71). Algunos imanes prometen el Paraíso a los que caen en la yihad: "Y ciertamente, si sois asesinados o morís en el camino de Alá, ciertamente, el perdón de Alá y la misericordia son mejores que lo que reunís. Y, ciertamente, si morís o sois asesinados, seréis reunidos con Alá". (Sura 3 del Corán, 151-152).
******) La gran mayoría de los estadounidenses apenas se interesan por la política exterior. Por lo tanto, pasan por alto los fallos de la política exterior estadounidense y no pueden entender por qué Estados Unidos es impopular en muchos países en desarrollo (no sólo islámicos).  

Literatura:  
(1) "El Corán", traducido del árabe por Max Henning. Reclam, Stuttgart 1960.    
(2) Essad Bey "Mohammed", DTV Munich 1991.    
(3) Glasenapp, Helmuth v. "Die fünf Weltreligionen", Diederichs, Munich 1963.    
(4) Huntington, Samuel "Der Kampf der Kulturen", Europa-Verlag, Munich 1997.    
(5) Kepel, Gilles "Die Rache Gottes, Radikale Moslems, Christen und Juden auf dem Vormarsch", Piper, Munich 1991.
(6) Küng, Hans "Projekt Weltethos", Piper, Munich 1996.    
(7) Laffin, John "Islam", Heyne, Munich 1989.    
(8) Tworuschka, Monika y Udo "Religiones del mundo", Orbis, Munich.