Categorías
conmemoraciones

¿Ley de la Selva o Plan de Dios?

Por el doble aniversario de Darwin en el año 2009: Bicentenario y 150 años de "Sobre el Origen de las Especies"

(Publicado en GralsWelt 51/2009)

El 12 de febrero de 2009 marca el 200 cumpleaños de Charles Darwin (1809-1882), uno de los científicos más influyentes de todos los tiempos para nuestra cosmovisión. El 24 de noviembre de 1859, hace ciento cincuenta años, se publicó la obra trascendental de Darwin "Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural". Este trabajo fundamental hizo a Darwin repentinamente famoso y notorio.

Sus tesis contradecían la historia de la creación de la Biblia. Promovieron el pensamiento materialista, ayudaron a las ciencias naturales a emanciparse de las religiones, ampliaron la brecha entre ciencia e iglesia y exigieron un profundo replanteamiento que fue doloroso para muchos.

La teoría de la selección de Darwin.
Había tres suposiciones muy simples que todos podían entender que provocaron un cambio en el pensamiento de los biólogos:
· Los individuos de una población nunca son exactamente iguales. Siempre hay (pequeñas) diferencias, las variaciones.
· Todo ser vivo produce más descendencia de la que cabe en su medio natural. Por lo tanto, una gran proporción no puede alcanzar la edad reproductiva.
· Los mejor adaptados, es decir, los individuos "más adecuados" tienen la mayor posibilidad de transmitir sus características hereditarias a la descendencia. De esta forma, la selección natural (selección) hace que se reproduzcan principalmente las formas de vida mejor adaptadas a su hábitat, mientras que las menos adecuadas son eliminadas. Ese es el eslogan muy citado "supervivencia del más apto", no muy felizmente traducido como "supervivencia del más apto".

Según la teoría de Darwin, los seres vivos que estaban cada vez mejor adaptados a sus hábitats se desarrollaron a lo largo de muchas generaciones en la interacción de la variación y la selección. En pequeños y diminutos pasos evolutivos, se fueron formando nuevas especies, hasta que finalmente toda la inmensa abundancia de vida que hoy admiramos surgió de una simple "criatura primordial" (el Eobiont). Esta evolución continúa; no tendrá fin mientras nuestra tierra siga siendo habitable.

Apenas publicado, "El origen de las especies" desencadenó acaloradas discusiones ideológicas, que giraron en torno a un tema que Darwin apenas había abordado:

El hombre como producto de la materia.
Al final de su obra "El origen de las especies", Darwin indicó con una sola frase que el hombre también debe ser considerado como parte de la naturaleza: "Nueva luz caerá sobre el origen de la humanidad y su historia".

Años antes de que Darwin publicara otro trabajo seminal, On the Descent of Man, en febrero de 1871, se encendieron las críticas sobre el origen de la especie humana. La Biblia nos dice que el hombre vino directamente de la mano de Dios; no había duda al respecto para los creyentes en las religiones abrahámicas.

Ahora el hombre es arrojado de su trono como “corona de la creación” y se impone una nueva autocomprensión del hombre como parte de la naturaleza. En la cosmovisión darwiniana, el hombre no puede reclamar un rango más alto que el de un primate altamente desarrollado con un cerebro particularmente grande. Uno no debe esperar altos estándares de moralidad o un pronunciado sentido de responsabilidad de un "mono inteligente". La crueldad y la disposición a usar la violencia, por otro lado, pueden explicarse y justificarse como una consecuencia de la lucha por la existencia.

Los cristianos fieles quedaron conmocionados por esta "destrucción del plan divino". La filosofía natural y la religión estaban en guerra entre sí. ¿A qué debe aspirar el hombre? ¿Según la "Sagrada Escritura" o según la "ley de la selva", la "batalla en la naturaleza"? Su sentimiento, su sentido común, se rebelaron contra lo nuevo y encontraron apoyo en las iglesias.

La disputa del siglo
Ciento cincuenta años después de que se publicara por primera vez el "Origen de las especies" de Darwin, la controversia sobre la teoría de la evolución no se ha calmado por completo.
Se han realizado muchas investigaciones desde entonces, y nuevos conocimientos, como la teoría de la herencia, han cambiado fundamentalmente los enfoques de Darwin.
En la época de Darwin se daba por sentada la herencia de los rasgos adquiridos, lo cual ha sido refutado. Hoy se habla de la "teoría sintética de la evolución" en la que están contenidos los siguientes factores evolutivos:
· Las mutaciones aleatorias (cambios genéticos) como causa importante de las variaciones postuladas por Darwin.
· Recombinación (nueva combinación) de factores hereditarios en la reproducción sexual. Las especies de plantas y animales se han criado durante muchos siglos; sin embargo, las leyes de la herencia no se descubrieron hasta el siglo XIX.
· Selección (Auslese), es decir, diferente éxito reproductivo de los individuos de una población debido a la diferente idoneidad.
· Deriva genética (fluctuaciones aleatorias que no se basan en la selección).
· Aislamiento o separación. Las poblaciones de la misma especie se separan (por ejemplo, en islas) y luego evolucionan hacia nuevas especies.
También hay otros enfoques que no son compartidos por todos los investigadores. Aparentemente, las influencias culturales como la comida o las experiencias traumáticas en la infancia también pueden cambiar permanentemente el material genético en el cerebro. (1 y 2).

Dado que, según las teorías actuales, las mutaciones (cambios en el material genético) tan importantes para la evolución ocurren al azar, la diversidad actual de los seres vivos se debe a un juego de azar; la interacción entre mutación y selección. Si unas pocas mutaciones “accidentales” hubieran tomado un curso diferente en una fase importante del desarrollo, la evolución de la vida podría haber tomado un camino completamente diferente.
Para muchas personas, esta visión parece de alguna manera ilógica.

No solo las personas religiosas no se experimentan a sí mismas y al mundo como resultado de un accidente. La falta de sentido, la falta de propósito y la falta de objetivos, las "propiedades" del azar no parecen suficientes para un desarrollo positivo. Todo ingeniero lo sabe.

Muchos buscan las causas y el significado y el propósito de todo. Estas son preguntas más amplias y religiosas que surgen de la conciencia humana. Su respuesta está más allá de las posibilidades de la ciencia.

críticos de la teoría de la evolución
La gran mayoría de los científicos acepta la teoría modificada de la evolución como la única explicación lógica para el desarrollo de la vida a lo largo de la historia natural. Los opositores acusan a estos evolucionistas de apegarse a su hipótesis materialista a pesar de muchas inconsistencias, principalmente porque la teoría de la evolución intenta prescindir del postulado de influencias "sobrenaturales" o de un dios creador. Por lo tanto, los científicos a menudo están expuestos a la acusación de ateísmo.

Algunos de los críticos de la teoría de la selección se pueden encontrar en el campo de los fundamentalistas literalistas, los creacionistas. Estos no creen en un desarrollo de ley natural de la vida, sino en actos individuales de creación de Dios. Ya sea judío, cristiano o musulmán, cualquiera que tome sus Sagradas Escrituras literalmente debe creer en la intervención divina directa en los eventos naturales. Los científicos naturales acusan a los creacionistas de una ceguera teológica.

Representantes de la "Teoría del Diseño Inteligente (DI)" (cf. "Un Universo Construido", en "Ciencia") - entre ellos científicos respetados - encontraron mucha evidencia en la naturaleza de que los seres vivos deben ser "construcciones" pensadas, que no puede haber surgido por pura casualidad. Por lo tanto, una “inteligencia planificadora” (por ejemplo, los seres naturales) tendría que promover y controlar la evolución. Sin embargo, la teoría del DI hasta ahora no ha sido demostrable ni refutable y, por lo tanto, no se reconoce como una teoría científica en sentido estricto.

Las discusiones a veces acaloradas entre evolucionistas, creacionistas y representantes de la teoría del DI continúan.

El futuro del darwinismo
Charles Darwin murió a la edad de 73 años el 19 de abril de 1882. Es considerado uno de los científicos más importantes. ¿Qué quedará de su obra?

La historia del desarrollo, la evolución de la vida de lo simple a lo complicado, seguirá siendo una parte integral de nuestro conocimiento. Se discuten los mecanismos que provocaron el surgimiento de la vida orgánica: ¿es una "oportunidad ciega" o un "principio superior"?

Nuestra cosmovisión científica actual es impensable sin Darwin. Pero la ciencia está evolucionando y la biología evolutiva cambiará, al igual que nuestras ideas sobre la historia natural. Por lo tanto, es incierto si, a fines del siglo XXI, todavía se enseñará la evolución basada en Darwin.

Quizás algún día la teoría darwiniana de la evolución sea tan obsoleta como lo es hoy el cosmos de Ptolomeo, pero seguirá siendo parte de la historia cultural occidental. En mi opinión, la gente de los siglos venideros verá en el gran inglés a un científico que proporcionó nuevos hechos y proporcionó importantes elementos de reflexión. Y el nombre de Darwin seguirá recibiendo en el futuro el mismo respeto que el de Aristóteles, cuya física hace tiempo que ha sido refutada.

También puede leer sobre esto en "Ciencia" "Darwin" Parte 1 – 7.

Literatura:
(1) Der Spiegel, 29/2008, p.139.
(2) Der Spiegel, 32/2008, p.110.
(3) Edición GralsWelt 21/2008.