Categorías
economía y asuntos sociales

El comienzo del siglo XXI

(Publicado en GralsWelt 41/2006)

Intento de un balance de apertura para el tercer milenio.

“En la era emergente, las batallas entre culturas son la mayor amenaza para la paz mundial, y un orden internacional basado en la cultura es la defensa más segura contra la guerra mundial. El futuro de la paz y la civilización depende de que los principales políticos e intelectuales de las grandes culturas del mundo se comprendan y cooperen entre sí. En el choque de culturas, Europa y América tendrán que marchar juntas o serán derrotadas por separado. En la lucha más grande, la 'lucha real' mundial entre la civilización y la barbarie, son las grandes culturas del mundo con sus grandes logros en los campos de la religión, el arte y la literatura, la filosofía, la ciencia y la tecnología, la moralidad y la compasión las que también deben unirse. marchar, de lo contrario ellos también serán golpeados por separado”.
Samuel Huntington (8, pág. 531).

El comienzo del siglo XXI fue un falso comienzo: un acto de terrorismo que se creía imposible sacudió a los EE. UU. y a todo el mundo civilizado el 11 de septiembre de 2001; fue motivo de dos guerras en regiones alejadas de América (Afganistán e Irak), y la paz aún no se vislumbra.

No sólo EE. UU., sino todo Occidente se ha sentido amenazado por islamistas fanáticos desde el 11 de septiembre. ¿Se repite la historia y el nuevo siglo comienza -como los dos anteriores- con enemistad y guerra? ¿Existen amenazas de infiltración islámica (3, p. 57 ss.) y un "choque de culturas"? (8º).

Dos siglos de guerra

El siglo XIX se inició con guerras crueles que afectaron a toda Europa -desde España a Rusia, de Italia a Dinamarca- y en rigor ya eran guerras mundiales, pues también se luchaba en la región del Pacífico, en el Caribe y en Sudáfrica.

Luego siguió un zeitgeist más pacífico y hubo acercamientos a la humanidad: las guerras –todavía “un medio legítimo después del fracaso de la política”– deberían librarse “más justamente” y la población civil, que había sufrido terriblemente durante las guerras napoleónicas, debería ser perdonado
La Cruz Roja (1863), la Convención de Ginebra (1864), la Convención de La Haya sobre Guerra Terrestre (1899) y otros tratados internacionales dieron esperanza para el futuro.

También se superó la imagen odiosa del enemigo del período revolucionario. Los enemigos inhumanos se convirtieron en adversarios respetados. Ejemplos de esto son la forma en que los vencedores franceses trataron (¿luchadores por la libertad o terroristas?) a Abd el Kader (cf. "Luchadores por la libertad, musulmán, hombre" en "Kurz, just, kurios", página 442), y su participación personal en un pogromo en Damasco contra los cristianos por su salvación.

O el discurso del príncipe Federico Carlos de Prusia a sus soldados al comienzo de la guerra franco-prusiana en 1870:

"¡Soldados del Segundo Ejército! Estás pisando suelo francés. El emperador Napoleón declaró la guerra a Alemania sin ninguna buena razón. El pueblo francés no ha sido consultado... No hay motivo para la enemistad. Ténganlo en cuenta hacia los pacíficos ciudadanos de Francia, muéstrenles que en nuestro siglo dos pueblos civilizados, incluso en la guerra, no violan los límites de la humanidad”. (9, pág. 118).

Cuando se compara con la propaganda bélica de los siglos XX (y XXI), se tiende a pensar que la cultura europea alcanzó un apogeo moral (no científico-técnico) en la segunda mitad del siglo XIX.

En ese momento, la primera "guerra moderna" se estaba librando en América, que apenas se notaba en Europa. Durante la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), el general William Sherman (1820-1891) merodeó por los estados del sur con 60.000 soldados:

"Todas las ciudades y estaciones fueron arrasadas, saqueadas, quemadas y todas las fincas y cosechas destruidas en un radio de cien kilómetros". (2, pág. 218).

En general, a fines del siglo XIX, prevalecía el optimismo: las ciencias naturales y la tecnología habían logrado un progreso inimaginable, y parecía cuestión de tiempo antes de que el hambre, la enfermedad, la pobreza desaparecieran en todo el mundo...

Luego, en el siglo XX, pareció repetirse un patrón. Su primera mitad trajo consigo la más grande y terrible de todas las guerras. Las armas con alcances hasta ahora desconocidos y potencial destructivo desdibujaron la distinción entre combatientes y civiles ya en la Primera Guerra Mundial. La propaganda bélica tachaba al adversario de enemigo inferior e imposibilitaba una conclusión honrosa de la paz.

Desde la Segunda Guerra Mundial, todas las partes se han sentido justificadas para masacrar a soldados y civiles por igual. Las ciudades, con o sin importancia militar, fueron bombardeadas y el "principio de tierra arrasada", ya utilizado contra Napoleón I, se convirtió en un arma habitual.

Después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial, siguió un período más largo sin guerras importantes. Las Naciones Unidas ganaron influencia y la integración económica de muchos estados, por ejemplo en la Unión Europea, desactivó viejos conflictos.

Sobre todo, el desarrollo armamentístico con la bomba atómica había alcanzado un nivel que hacía probable que ambos bandos colapsaran en un conflicto entre grandes potencias.

Desafortunadamente, no faltaron guerras más pequeñas, a menudo extremadamente crueles, la mayoría de las cuales tuvieron lugar tan lejos de las áreas metropolitanas de Europa y América del Norte que no se percibieron en todo su dramatismo.

Al final de la historia ?

Si uno entiende la historia menos como una lista de eventos en su mayoría catastróficos, y trata de encontrar una especie de evolución en ella, puede postular que la evolución social también se esfuerza por alcanzar un punto culminante o incluso un punto final.

En el siglo XIX, Georg Wilhelm Hegel y también Karl Marx esperaban que el desarrollo de la sociedad humana llegaría a su fin cuando se hubiera realizado la forma ideal de sociedad que mejor satisficiera las necesidades y los deseos de las personas: Para el filósofo Hegel (1770 - 1831) era este el estado liberal, para el comunista Marx (1818 – 1883) era la sociedad comunista.

Hacia fines del siglo XX, Francis Fukuyama (4) abogó por la tesis de que ese “fin de la historia” casi se había alcanzado, ya que la democracia liberal era reconocida mundialmente como la única forma correcta de gobierno. Este "gobierno humano final", aunque todavía plagado de imperfecciones, se volvería universal; superaría sus debilidades, se acercaría cada vez más al ideal y haría desaparecer formas primitivas de gobierno como la monarquía, la teocracia (gobierno sacerdotal) o la dictadura militar como reliquias de una época pasada.

Ese no sería el final de la historia: la gente seguirá viviendo, actuando, esforzándose, inventando, mejorando la sociedad, el estado y el medio ambiente. Pero la forma ideal de gobierno parece haberse encontrado, y sus éxitos serían tan contundentes que nadie, ningún pueblo, ningún estado, podría detener su marcha triunfal, que conducirá a las mejores condiciones de vida posibles para todos los pueblos.

Con esta opinión, Fukuyama está totalmente en línea con la tendencia de la opinión pública occidental. Esto espera de las democracias, apoyadas en un mayor progreso científico y técnico, las soluciones para (casi) todos los problemas.

Los estadounidenses en particular no pueden comprender que otros pueblos hayan optado no hace mucho por una democracia al estilo estadounidense, que debería darles un nivel de vida como el de los Estados Unidos. Así surge, por ejemplo, de las palabras de Thomas Donelly:

“Consideramos que nuestros valores son universales. Y los estadounidenses históricamente han tenido mucho éxito exportando sus activos”. (14, pág. 5).

En la primera década del siglo XXI

Antes de que la democracia liberal pueda iniciar el anhelado triunfo en el siglo XXI, aún quedan por superar una serie de dificultades, que debemos considerar:

* La tierra finita:
Durante décadas, la naturaleza finita de nuestro planeta se ha convertido en un eslogan que los políticos aparentemente ya no quieren escuchar. Por irrefutable que pueda ser el hecho de que nuestro espacio vital y sus recursos son limitados, esta constatación a menudo sigue siendo irrelevante para las decisiones económicas y políticas. Sin embargo, los hechos solo pueden parecer discutidos y los problemas globales solo pueden resolverse si este hecho se tiene en cuenta en la práctica.

* Crecimiento económico:
En el Mundo del Grial se señaló repetidamente que el crecimiento material continuo no es posible en un espacio limitado. Pero casi todos los gobiernos, tanto en los países ricos como en los pobres, no quieren tener nada que ver con esta ley natural y esperan que las cifras de producción sigan aumentando. Sin embargo, la contaminación ambiental, la sobreexplotación y los recursos disponibles pondrán límites al crecimiento material, que el progreso técnico no puede llevar demasiado lejos. El camino de la economía de crecimiento de hoy a una "economía de equilibrio ecológico", que casi nadie está buscando en la actualidad, debe tomarse pronto.

* Transición energética:
En el siglo XXI, es probable que los suministros de petróleo y gas se agoten o se agoten. El suministro de energía, como base para la prosperidad, debe reorganizarse con otras fuentes de energía (energías renovables, por ejemplo, energía solar). En principio, las tecnologías necesarias están disponibles. Sin embargo, esta inevitable transición requerirá tiempo y capital, afectará a todos los sectores de la economía e influirá en la política.

* Incremento de la población:
La población mundial sigue creciendo por el momento, y el aumento de la densidad de población está exacerbando muchos problemas que ya parecen casi insolubles. Hay controversia sobre los límites de la capacidad de carga de nuestro planeta, y los optimistas están marcando la pauta en público, afirmando que nuestra tierra también puede albergar a 15, 20 o más mil millones de personas. En el Mundo del Grial tenemos bajo el título "Una nueva ciencia" (cf. "Cuantas personas puede tomar la tierra“ bajo “Ecología”) habló sobre la ferología y sus enfoques impopulares para explorar científicamente la capacidad de carga de los ecosistemas.

* Conservación de hábitats:
Se habla mucho de ecología, y también existe un acuerdo generalizado de que la protección del medio ambiente es fundamental para asegurar la habitabilidad a largo plazo de nuestro planeta. Sin embargo, el consenso se cuestiona de inmediato cuando se trata de la implementación de medidas prácticas: preservación de la biodiversidad a través de regiones naturales suficientemente grandes, preservación de los bosques, protección del clima, eliminación de desechos respetuosa con el medio ambiente, uso cuidadoso de los recursos (por ejemplo, no pesca excesiva), etc. Los estados nacionales están hablando de las medidas necesarias, pero cuando se requiere una acción conjunta, en el mejor de los casos uno puede ponerse de acuerdo sobre el mínimo común denominador. Mientras la población continúe creciendo y el crecimiento económico ilimitado se considere indispensable, las necesidades ecológicas difícilmente podrán ser cumplidas políticamente.

* La deuda pública:
Los demócratas y los gobernantes autoritarios parecen estar de acuerdo en un punto: ninguno de los dos logra presentar un presupuesto nacional equilibrado y, en cambio, acumula deuda sobre deuda. Al frente de esta política de déficit irresponsable está el gobierno de EE. UU., que actualmente requiere $1 millón en crédito por minuto para financiar los desechos patrocinados por el estado y se traga alrededor de 70 % de los ahorros mundiales. Muchos consumidores están emulando a los gobiernos, por ejemplo en los EE. UU., donde el consumidor típico está endeudado con el salario de un año.
¿Alguna vez se pagará esta deuda? ¿O seguirán siendo inevitables las crisis monetarias que acabaron con las democracias y desencadenaron guerras en el pasado? (6).

* División Norte-Sur:
La brecha entre países pobres y ricos se ha ampliado en el siglo XX; la ayuda al desarrollo tampoco tuvo éxito con frecuencia. Actualmente, los países de la OCDE y los Tigres, que representan 20 % de la población, reclaman 80 % de los bienes del mundo. (12, pág. 13). ¿Hasta cuándo tolerará esto la gran mayoría de los desfavorecidos?

* Globalización:
El mundo como un gran mercado puede estar en los intereses de las corporaciones. Están contentos con el movimiento sin trabas de capital, el acceso ilimitado al mercado, la libre elección de ubicación que les permite producir donde se incurre en los costos más bajos. El capital, el conocimiento técnico y científico, el trabajo altamente calificado son extremadamente móviles y pueden transferirse a cualquier lugar. Con la economización del mundo, las corporaciones globales se vuelven independientes de las medidas estatales y los instrumentos de control clásicos de los estados nacionales, p. Las políticas monetarias, impositivas o aduaneras fracasan, y los esfuerzos sindicales fracasan. Existe el peligro de que domine el "turbocapitalismo", con una búsqueda inhumana de ganancias "a cualquier precio", en lugar de una economía social de mercado con el objetivo de que todos estén mejor. Los conceptos morales de la religión difícilmente podrán frenar tales excesos, ya que han perdido gran parte de su reputación, al menos en Occidente. Se espera que prevalezca una “ética mundial”, sugerida por el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, en la que todas las naciones se comprometan a actuar responsablemente sobre la base de un código ético común en beneficio de todos.
Cada individuo experimenta los efectos de la globalización. Como consumidor, puede disfrutar de Internet, los viajes de larga distancia y los productos baratos de todo el mundo (siempre y cuando los cárteles no dominen el mercado); como empresario o empleado, siente la presión de la competencia internacional y puede tener que preocuparse por la existencia continua de su empresa o su trabajo, que puede migrar a países de bajos salarios.

* Drogas:
El alcoholismo y las drogas ponen en peligro el desarrollo social en muchas regiones. En algunos países, como Afganistán, la producción de estupefacientes es una de las ramas más importantes de la economía, contra la que por el momento solo se puede actuar de forma eficaz por parte del consumidor. En los países consumidores, los responsables actúan impotentes. Sus enfoques para reducir el consumo de drogas a través de la educación, la prohibición y la rehabilitación fueron tan ineficaces como la campaña de Gorbachov contra el abuso del alcohol en Rusia, que en cambio contribuyó a su caída. El crimen organizado, que obtiene miles de millones en ganancias del narcotráfico, se beneficia de estas condiciones devastadoras.

* Corrupción:
La corrupción también va en aumento en las sociedades occidentales. En los países del este y del sur, es una costumbre social natural que se ha establecido en algunos casos durante siglos. El daño causado por el soborno de las instituciones estatales frena el desarrollo económico general y puede alcanzar niveles peligrosos. Hasta ahora apenas ha habido una democracia sin corrupción; queda esperar que no alcance proporciones que pongan en peligro la democracia.

* Contrafuerzas a la occidentalización:
Al mismo tiempo, vemos la difusión de los valores occidentales en la globalización de la economía, que debería traer desarrollo y progreso a todos los países, p. B. a través de la democracia y las libertades civiles. Pero no todas las naciones quieren adoptar el estilo de vida occidental. En muchos países, la existencia de estructuras globales (por ejemplo, Internet) y tecnología moderna no equivale a conformidad con los valores culturales occidentales. Muchos pueblos se inspiran en tradiciones antiguas, religiones tradicionales y culturas premodernas; incluso religiones tribales que se creían desaparecidas, como Woodoo (cf. “Una nueva religión principal' bajo 'Historia religiosa') se encuentran entre ellos.
Se esperan emociones antioccidentales si algunos políticos consideran que la globalización debe introducirse por la fuerza:

“Para que la globalización funcione, Estados Unidos no debe dudar en actuar como la superpotencia mundial invencible que es. La mano invisible del mercado no funciona sin el puño visible. McDonald's no puede prosperar sin McDonnal-Douglas, el fabricante de los aviones de combate F-15. El puño visible asegura la victoria de los productos tecnológicos de Silicon Valley en todo el mundo. Ese puño son las Fuerzas Terrestres, la Marina, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos”. (Thomas Friedman, ex asistente de la Secretaria de Estado Madelaine Albright) (16).

* Limitación de la libertad:
Incluso en las democracias occidentales, los derechos básicos que se dan por sentado, como el derecho a la libertad de expresión, ahora se están socavando. Una fuerte presión pública amenaza a todos los que se ofrecen "corrección política" se desvía de esto, e incluso en estados cuyo estado democrático de derecho nadie cuestionaría, han surgido leyes que criminalizan la expresión de opinión. (3, pág. 29 s.).
Ni siquiera la capacidad de adoctrinamiento de las masas, como ya denunciaba Korad Lorenz (10, p. 84 s.), ha sido superada con el derrocamiento de los regímenes autoritarios. Así como la economía no quiere consumidores críticos, la propaganda política no puede querer votantes con pensamiento independiente. A los medios les gusta representar solo la línea "políticamente correcta" (cf. "Su majestad imperial el devorador de hombres" en "Kurz, just, kurios", página 274). Sólo unos pocos se atreven a utilizar la libertad de información -en muchos países sólo teóricamente existente- ya difundir todos los hechos (por no decir: toda la verdad). Pero la democracia vive de y con la libertad, y la libertad requiere valentía. Cuando se castiga el atrevimiento a decir la verdad, cuando se impide la capacidad de exponer la mentira, la democracia comienza a fallar.

* ¿El fin de los estados nación?
Si uno cree en la opinión publicada, entonces, en el curso de la globalización, el tiempo de los estados nacionales ha terminado, el futuro pertenece a grandes asociaciones como la UE, el TLCAN o la ASEAN. Sin embargo, el desarrollo en el siglo XX fue todo lo contrario:
Número de países en el mundo: 1900 (época colonial): 46; 1950: 80; 1999:193(1).
Las unidades estatales más grandes mostraron tendencias a desintegrarse, como lo ilustra la desintegración de la Unión Soviética o Yugoslavia. Las numerosas guerras en África también se deben en parte a la falta de voluntad para adaptar las fronteras estatales trazadas arbitrariamente por los europeos durante el período colonial a las necesidades de la población africana.

* Cambio en los pesos políticos mundiales:
En el transcurso del siglo XXI, es probable que dos nuevas potencias tengan voz en lo que está sucediendo: China e India. Ambos tienen una población de más de mil millones de personas, tienen armas nucleares y se esfuerzan por ponerse al día con el desarrollo económico occidental. Por ahora, ninguna nación es un peso pesado económico; Por ejemplo, alrededor de 1990, China tenía aproximadamente el mismo producto nacional bruto que Bélgica. Pero tales juegos numéricos no expresan el peso real de estos estados, cuyo poder económico ya podría acercarse al de los EE.UU. en nuestro siglo e incluso superarlo. En el pasado, cambios tan drásticos en la importancia económica, política y militar llevaron a conflictos armados.
Por desagradable que pueda ser la idea para los “blancos” (europeos y norteamericanos), su papel dominante en la política mundial llegará a su fin en el transcurso del siglo XXI; porque menos de 10 % de la población de la tierra (actualmente muy por debajo de 20 %, a principios del siglo XX 25 %) no podrá controlar al resto de la humanidad.

El mundo en el siglo XXI
Si no es posible controlar los problemas descritos, entonces, a pesar de todas las garantías de los políticos, los acontecimientos se irán de las manos y conducirán a enfrentamientos entre estados, grupos étnicos y religiones, que con suerte no degenerarán en terror y guerra. . La situación económica de las personas que se sienten desfavorecidas suele dar lugar a brotes de violencia. Por ejemplo, prospera "en el pantano de la desesperación sin esperanza, de la miseria social, del fundamentalismo islámico". (13, pág. 152).
Tampoco deberíamos, como algunos políticos, suponer que los derechos fundamentales consagrados en la Carta de las Naciones Unidas ya son algo natural en la mentalidad de la humanidad. Todavía hay creencias muy contrastantes. Por un lado, las exigencias basadas en la filosofía de la Ilustración (menos en el cristianismo, aunque a menudo se habla de “valores cristianos básicos”). Por otro lado, dogmas religiosos arraigados:
* Estado-nación secular u orden divino.
* Derechos humanos individuales o deber religioso.
* En Europa, los inmigrantes islámicos tienen que elegir entre la integración o la formación de sus propias comunidades étnico-religiosas. (7, pág. 144).
Para distender estas tensiones, se hace imprescindible abordar el concepto de libertad. Algunos pueblos pueden no entender la libertad como un orden democrático, sino como la libertad de vivir sus valores: religiosos, tradicionales, políticos, éticos; quizás también aquellos valores por los que hay poca comprensión en Occidente, o que serían inconstitucionales en nuestro país. Aquí surge el problema de que la “libertad de uno puede provocar la supresión de la libertad del otro”.
Las culturas del mundo han sido moldeadas por las religiones durante siglos. Las creencias religiosas son más profundas que cualquier otra cosa, y la influencia de las enseñanzas religiosas no puede ignorarse con impunidad. Esto es lo que muestran las experiencias del siglo XX, de las que debemos aprender:

“Según un recuento, hubo 32 conflictos étnicos durante la Guerra Fría, incluidas guerras de fallas entre árabes e israelíes, indios y paquistaníes, musulmanes y cristianos en Sudán, budistas y tamiles en Sri Lanka, chiítas y maronitas en el Líbano. Aproximadamente la mitad de todas las guerras civiles en las décadas de 1940 y 1950, pero alrededor de las tres cuartas partes de todas las guerras civiles en las décadas siguientes, fueron 'guerras de identidad', es decir, guerras libradas por la identidad cultural”. (8, pág. 415).

La coexistencia de musulmanes y miembros de otras religiones parece problemática:

“Más que el cristianismo, el Islam es una religión absolutista. Fusiona religión y política y traza una clara línea divisoria entre la gente de Dar al-Islam y la de Dar al-harb. Como resultado, los confucianos, los budistas, los hindúes, los cristianos occidentales y los cristianos ortodoxos tienen menos dificultad para adaptarse y vivir entre ellos que para adaptarse y vivir con los musulmanes”. (8, pág. 431).

Tanto el cristianismo como el islam son denominaciones con pretensiones universales. Históricamente, el Islam es la única cultura que amenazó seriamente la supervivencia de Occidente en dos ocasiones: entre los siglos VII y IX, los moros invadieron el Mediterráneo y conquistaron la Península Ibérica y Sicilia. Solo con dificultad pudieron ser detenidos en Francia en 732. A partir del siglo XII los turcos destruyeron Bizancio, amenazaron Europa Central y sitiaron Viena dos veces (1529 y 1683). Desde un principio, los enfrentamientos entre el occidente cristiano y el oriente islámico fueron de poder y valores; sobre la confrontación entre dos cosmovisiones, cuyas diferencias debemos ser conscientes. Por lo tanto, no podemos dejar de aclarar si el Islam puede alinearse con las constituciones occidentales, es decir, en términos políticamente incorrectos, si es posible la integración de los musulmanes estrictos en las formas occidentales de gobierno.
Las iglesias cristianas sufrieron un difícil proceso de desarrollo que duró siglos, hasta que gradualmente tuvieron que renunciar a su pretensión de universalidad, dejar de luchar contra la modernidad, tolerar otras religiones y aceptar la separación de iglesia y estado. Las religiones no europeas, como el islam, se encuentran solo al comienzo de un desarrollo correspondiente, para el cual se espera que necesiten menos tiempo que los cristianos.

esperanza para el futuro

La lista de tareas a las que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI es larga. Pero las opciones disponibles son más grandes que nunca:
* La ciencia y la tecnología han ampliado el campo de acción de una manera que estaba lejos de lo esperado a principios del siglo XX, a pesar de todo el optimismo sobre la tecnología.
* La atención de la salud y la calidad de vida (nutrición, vestido, vivienda, seguridad, pensiones, etc.) han alcanzado niveles en los países industrializados nunca antes disfrutados por las masas. La brecha con los países en desarrollo debería reducirse en el siglo XXI.
* Una economía de libre mercado no necesariamente tiene que conducir a la explotación de los trabajadores, pero puede aumentar la prosperidad de todos. Ese es uno de los legados de Adam Smith. (cf. "Breve, conciso, curioso" página 196 "Un libro cambia el mundo"). El padre de la economía de mercado no fue un defensor de la libertad sin restricciones, permitiendo que las ganancias individuales o grupales tuvieran prioridad sobre la humanidad. Jean Ziegler denuncia tales excesos de nuestro tiempo:

“El orden asesino del mundo debe ser derrocado. “Una horda de corredores de bolsa, especuladores y bandidos financieros desenfrenados han creado un mundo de desigualdad y terror. Tenemos que ponerles un alto”. (13, pág. 134).

* Se ha reconocido el problema ambiental y se han tomado las primeras medidas, a menudo vacilantes. Pronto ningún gobierno podrá disculparse por las fallas en esta área; p.ej. B. con el argumento de que aún no se ha probado suficientemente científicamente que...
* Las guerras están prohibidas en todo el mundo y crece la presión sobre los responsables para encontrar soluciones pacíficas en cualquier caso. Es probable que aumente la influencia de las Naciones Unidas en la política mundial. Una política de paz a partir de ahí debe afirmarse cada vez más y poner en su lugar los egoísmos de grupo de todos los opositores.
* La dura realidad obligará a los políticos a aprender de las dolorosas experiencias de siglos pasados para anteponer el bienestar del pueblo a las tácticas partidarias y los juegos de poder. La UE ha logrado, aunque a veces solo en el último momento, evitar las mayores tonterías, al menos encontrar el mínimo común denominador y, por lo tanto, avanzar a pequeños pasos. Esto también da esperanza para la política mundial.
* Un sentido de interdependencia está creciendo en el mundo globalizado. El egoísmo del estado nacional y del sector privado será cada vez menos exigible y tendrá que dar paso a la consideración mutua, que no es menos anclada en la ética de todas las religiones del mundo: la "regla de oro" podría encontrar el reconocimiento mundial como un componente común de religión y filosofía de todos los pueblos.
* Las religiones del mundo deben finalmente comenzar a descubrir lo que tienen en común. Ninguna religión se sostiene completamente por sí misma, ninguna es la única posesión de la verdad, ninguna está libre de error, todas también contienen enseñanzas más antiguas, y las declaraciones centrales de las religiones superiores son más similares de lo que admiten sus sacerdotes. Por ejemplo, los cristianos y los budistas deberían poder estar de acuerdo: los cristianos deberían aceptar la doctrina de la reencarnación y renunciar a la enseñanza paulina de que los pecados solo pueden ser perdonados a través de la sangre derramada en la cruz. La aceptación del Sermón de la Montaña no debería ser un problema para los budistas. El diálogo con el islam, que tiene que alejarse de los predicadores del odio que (supuestamente de acuerdo con el Corán) difaman la cultura occidental y los valores occidentales y proclaman la “guerra santa”, podría volverse más difícil. Probablemente teman por su influencia si el pensamiento occidental llega a Oriente.
* En el pasado, casi todas las generaciones estaban convencidas de que estaban viviendo en la culminación (temporal) de un largo desarrollo. Las personas del siglo XXI tienen la oportunidad de abordar los desafíos globales con conocimientos científicos más profundos, mayores posibilidades técnicas y experiencias políticas mejor fundamentadas que todas las generaciones anteriores.
Por lo tanto, uno puede esperar del siglo XXI más que una acumulación de problemas globales: puede convertirse en el siglo de la esperanza, al final del cual la tierra será un lugar más pacífico, amigable y mejor para vivir que en cualquier otro momento de la historia. .

¿Monetarismo o derechos humanos?
Desde el punto de vista de Jean Ziegler, dos modelos de desarrollo se enfrentan, y ambos trabajan en nombre de la ONU:
“Dos modelos de desarrollo son diametralmente opuestos hoy: el del 'Consenso de Washington' y el de los derechos humanos económicos, sociales y culturales. El 'Consenso de Washington' es una serie de acuerdos de caballeros informales realizados entre los banqueros de Wall Street, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y las organizaciones financieras internacionales durante las décadas de 1970 y 1990. Contiene cuatro recetas para ser utilizadas en cualquier parte del mundo, en cualquier país, en cualquier momento: privatización y desregulación, estabilidad macroeconómica y recortes presupuestarios. El 'consenso' quiere que desaparezcan cuanto antes todas las barreras normativas, estatales o no estatales, que impiden la liberalización total de los mercados de capitales. Para el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, las cuatro recetas significan el alfa y el omega, la ley y los profetas para toda actividad económica.Las cuatro recetas son una expresión de la doctrina monetaria.
Los defensores de los derechos humanos económicos, sociales y culturales contradicen la teoría del mercado autorregulado y todopoderoso que es el único que trae la salvación, la teoría de la 'Gobernanza Global Sin Estado' de James Wolfensohn...
Las muchas decenas de organismos especiales, programas de ayuda al desarrollo, fondos, comisiones, instituciones financieras de las Naciones Unidas operan diariamente en los cinco continentes, especialmente en África, Asia y América Latina, en una esquizofrenia latente. La Organización Mundial de la Salud lucha contra las epidemias, la FAO, el Programa Mundial contra el Hambre y UNICEF intentan devolver la vida a las personas hambrientas. El PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) quiere construir estados nacionales que hayan viajado por el mundo y sean capaces de desarrollarse. Pero al mismo tiempo, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio están devastando las estructuras débiles de los mismos países del Tercer Mundo con sus políticas ultranacionales, antiestatales y anticomunitarias de privatización y desregulación”. (13, pág. 167 s.).

El mundo como un pueblo
Nuestra tierra transporta actualmente a 6.400 millones de personas (2005). Si conviertes esta población a un pueblo de 1.000 habitantes, que se compone en el mismo porcentaje que la población mundial, surge el siguiente cuadro:
Población total de nuestro pueblo: 1.000 personas.
el pueblo esta en dos regiones dividida, en la que las personas viven más o menos separadas unas de otras:
Región I tiene buena infraestructura y adecuada para muy buenos medios de vida. Aquí viven 200 personas que consumen 80 % del producto nacional bruto total.
Región II está subdesarrollado. 800 personas viven aquí, bien y mal.
Estas 800 personas tienen 20 % de producto nacional bruto; es decir, sólo 1/16 de los bienes están disponibles para ellos per cápita, más
que los vecinos de la Región I tienen a su disposición.
En ambas regiones, la población sigue aumentando actualmente, a saber:
En Región I los ricos crecen en 1 persona cada año.
En Región II los pobres crecen en 14 personas cada año.
La mitad de los ingresos totales que ganan estas 1.000 personas va a parar a manos de 60 personas; 55 de ellos son blancos.
Esta estructura de ingresos corresponde a una situación prerrevolucionaria que no puede ser permanentemente estable.

La población se compone aproximadamente de:

600 asiáticos
138 europeos
118 africanos
85 latinoamericanos
53 norteamericanos
6 australianos/oceánicos

Las principales religiones son:

346 cristianos
195 musulmanes
141 no religiosos/ateos
133 hindúes
63 religión popular china
59 budistas
37 religiones de la naturaleza
17 nuevas religiones
3 sijs
2 judios
4 otros

Literatura:
(1) Barkholdt Bernhard, Extranjeros, Múnich, 2001:
(2) Cooke Alistair, Historia de América, Pawlak, Herrsching, 1975.
(3) Fallaci Oriana, El poder de la razón, Ullstein, Berlín, 2004.
(4) Fukuyama Francis, El fin de la historia, Kindler, Múnich, 1992.
(5) Fukuyama Francis, El choque de civilizaciones, Droemer-Knaur, 1996.
(6) Hannich Günter, Desplome bursátil y crisis económica, Kopp, Rottenburg, 2001.
(7) Herzog Roman, Against the Clash of Cultures, Fischer, Frankfurt, 2000.
(8) Huntington Samuel, Choque de Civilizaciones, Goldmann, Munich, 2002.
(9) Koch Hansjoachim W., Los ejércitos alemanes en los siglos XIX y XX, Vowinkel, Berg, 1999.
(10) Lorenz Konrad, Los ocho pecados capitales de la humanidad civilizada, Piper, Munich, 1973.
(11) Mander Jerry/Goldsmith Edward, Black Book on Globalization, Goldmann, Múnich, 2004.
(12) Ruloff Dieter, From the East-West Conflict to the Clash of Civilizations, Instituto de Ciencias Políticas, Zúrich, 1997.
(13) Ziegler Jean, Cómo llega el hambre al mundo, Bertelsmann, Múnich, 2002.
(14) Zimmermann Markus, Los verdaderos gobernantes en Washington, FZ-Verlag, Munich, 2004.
(15) http://www.geistigenahrung.org/ftopic629.html.
(16) http://www.g.26.ch/texte_irak_02.html.