Categorías
esotérico

La Saga Atlantis Parte I

(Publicado en GralsWelt 23/2002)

EL MUNDO HUNDIDO  

En la comprensión de la historia del hombre del siglo XIX, hubo un aumento continuo en la cultura humana. Desde esta perspectiva, el progreso sigue al progreso. Incluso aceptaron el colapso de los estados y las civilizaciones con tanta calma como uno acepta que un árbol grande y viejo algún día caerá para dar paso a una vida más joven. En consecuencia, la caída de Babilonia, Egipto, Grecia y Roma solo subrayaría que los viejos muertos deben dar paso a los jóvenes vigorosos. Esto también es parte del "progreso" necesario y es fácil de afirmar, sobre todo, si te sientes perteneciente a una nación joven y con aspiraciones.

Ya no podemos ver la historia del mundo tan simple y naturalmente como lo hacíamos en el siglo XIX. El siglo XX no solo trajo muchos descubrimientos, innumerables nuevos conocimientos, sino también experiencias amargas. La historia de la humanidad en nuestros días no solo se remonta más atrás en el pasado, sino que también se presenta más complicada y confusa que antes; porque han surgido más preguntas nuevas que respuestas a las antiguas.

Una de estas preguntas sin resolver es la probabilidad de una "alta civilización antediluviana" en este planeta. Los mitos, las sagas, las tradiciones religiosas en particular parecen hablar de esto, y numerosos hallazgos arqueológicos sugieren que no estamos familiarizados con todas las culturas desaparecidas, sino que milenios antes de nuestra era había reinos desconocidos que estaban apenas menos desarrollados cultural y civilizatoriamente que Europa del Renacimiento. Hubo tiempo suficiente cuando consideras que los humanos apenas se han desarrollado físicamente en los últimos cincuenta o incluso cien mil años, es decir, hace muchos miles de años no eran menos inteligentes y hábiles que hoy.

¿Hubo un imperio antediluviano?
Cuando se habla de una cultura prehistórica aún no descubierta, se utilizará la palabra "Atlántida". El sonido de este nombre fascina, tiene un efecto casi encantador, como si pudiera despertar recuerdos antiguos que se han desvanecido de la conciencia diurna; Recuerdos humanos de un tiempo grandioso y lejano. Se dice que hay más de 25.000 libros sobre la Atlántida; pero su enigma aún espera la solución y, a pesar de todas las investigaciones, sabemos poco más que de Platón, de quien proviene una de las tradiciones más antiguas que se conocen.
Según Platón, hubo una vez una gran isla en el Atlántico en la que vivía gente de una civilización muy desarrollada. En sus dos diálogos llamados "Timaios" y "Kritias", Platón sabe mucho sobre la alta cultura, la riqueza y el poder de los atlantes. Sus cuentos suenan tan increíbles que filólogos y arqueólogos los han relegado al reino de las fábulas.
No menos asombrosa que la alta civilización de los atlantes descrita por Platón es su decadencia. Enormes terremotos e inundaciones hundieron la isla en el mar durante "un mal día y una mala noche".

¿Qué hacer con el relato de la Atlántida de Platón?
Las opiniones sobre esto siguen siendo diferentes hasta el día de hoy. Bastantes investigadores toman en serio a Platón y creen que existió la cultura atlante. Otros, incluidos científicos de renombre, ven las historias de la Atlántida de Platón como una simple leyenda que no vale la pena discutir.

Platón informa que el ateniense Solon recibió las noticias de la Atlántida de los sacerdotes egipcios, que el nieto de Solon, Critias, informa de la siguiente manera:
...Porque en esa época todavía se podía navegar por el mar allí, porque había una isla frente a la boca, a la que llamáis 'Pilares de Heracles', más grande que Asia y Libia juntas, y de allí todavía se podía navegar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme opuesta, que encierra aquel mar que realmente se llama así. Después de todo, todo lo que se encuentra dentro de dicho estuario aparece solo como una bahía con una entrada estrecha; ese océano, sin embargo, se llama con toda razón, y la tierra en sus orillas con el mismo derecho, un continente. En esta isla de la Atlántida existía un gran y admirable poder real, que gobernaba toda la isla, pero también muchas otras islas y partes del continente; además, su poder se extendió sobre Libia hasta Egipto y en Europa hasta Tyrrhenia. Este imperio una vez intentó subyugar nuestro país y el suyo, y toda el área dentro del estuario, con un poder militar combinado. Entonces el poder de vuestro estado se mostró en toda su gloria y fuerza ante todos los pueblos: por delante de todos los demás en heroísmo y estratagemas de guerra, dirigió primero a los helenos, pero luego se vio obligado por la deserción de los demás a construir sobre su base. propia fuerza y, a pesar del peligro extremo, finalmente venció al enemigo que avanzaba y erigió signos de victoria; así que impidió la sumisión de aquellos que aún no eran esclavos y se convirtió en un noble libertador para nosotros dentro de las puertas de Heracles. Después hubo grandes terremotos e inundaciones, y en el transcurso de un mal día y una mala noche, todas vuestras razas enemistadas se hundieron bajo la tierra en manadas, y del mismo modo la isla de la Atlántida desapareció en el mar. Por eso el mar allí ya no se puede navegar ni explorar, porque las masas de lodo amontonadas por el hundimiento de la isla lo hacen imposible..."
(Del Timeo de Platón).

¿Qué dicen los esotéricos?
Un argumento popular contra la alta cultura desaparecida es que, significativamente, lo esotérico se ha apoderado de este tema y presenta afirmaciones tan imposibles que uno no tiene que molestarse en refutarlas.
No es raro que los esoteristas se refieran a conocimientos "antiguos y perdidos" que necesitan ser entendidos o redescubiertos; sobre conocimientos de un tiempo pasado, en el que existió y también se vivió más sabiduría que en épocas históricas.
De hecho, la Atlántida juega un papel en las enseñanzas esotéricas. teósofos, por ej. B. cree, basándose en intuiciones sobrenaturales, que cuatro grandes catástrofes acaecieron sobre la tierra, y habla de los reinos perdidos de la Atlántida (en el Atlántico) y Lemuria o Mu (en el Pacífico o el Índico).

Estas enseñanzas provienen de Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891), la fundadora de la Teosofía. El escritor de ciencia ficción W. Scott-Elliot publicó descripciones detalladas de la Atlántida y Lemuria, los otros teósofos como Annie Besant (1847-1933) y Charles W. Leadbeater (1847-1934), así como el antropósofo Rudolf Steiner (1861- 1925) se dice que sirvieron como modelos (6, p. 366). Ya en el siglo XIX, sus afirmaciones encontraron el rechazo decisivo de los historiadores que intentaron exponer los escritos teosóficos como un plagio mal compilado (4, p. 67). Tales disputas han desacreditado el tema de la Atlántida y han llevado a muchos científicos a negarse a tratarlo hasta el día de hoy.
Edgar Cayce (1877-1945), el clarividente estadounidense más famoso, también habló de la Atlántida. Según sus visiones, allí había una civilización avanzada cuya tecnología era al menos igual a la nuestra, si no superior. Deberían encontrarse restos, y un día incluso partes de la Atlántida podrían volver a emerger del mar, como se prometió en tiempos de los romanos:

"Aunque todavía está lejos, llegará el momento en que
Donde Oceanus dará rienda suelta al mundo;
Luego aparecerá una vasta área
Nuevas partes del mundo surgen de la marea,
Thule ya no es el país ultraperiférico”.
          Séneca, Medea (7, p.17).

Tal consejo no debería ser rechazado en principio. Como informaremos, se descubrieron ruinas en el mar cerca de Bimini en base a las declaraciones de Cayce, que posiblemente prueban la existencia anterior de la Atlántida.
Incluso las reminiscencias de la Atlántida que han sido publicadas en varias ocasiones pueden -con toda la cautela con que hay que acercarse a las experiencias sobrenaturales- contener información interesante.
No entraremos en las enseñanzas esotéricas aquí, pero trataremos de encontrar hechos. Su evaluación sigue siendo lo suficientemente emocionante, llena de pros y contras, por lo que depende del lector formarse su propia opinión.

El reino de la isla hundida
Como mostraremos en esta serie, hay mucho que sugiere que hubo una civilización antediluviana con habilidad técnica, conocimientos astronómicos y geográficos que Europa solo logró después del Renacimiento. Se pueden encontrar rastros de una tecnología altamente civilizada en varios continentes, y los numerosos hallazgos son tan convincentes que, a pesar de todas las reservas de los expertos, uno debe contar con la existencia de una civilización que alguna vez fue importante.
Klaus Aschenbrenner, quien describe a los atlantes como "Antílidos", resume el estado actual de la investigación de la siguiente manera:
“Probablemente las Antilides utilizaron la gran isla de las Azores como punto de partida y primera sede del poder. Posteriormente, surgió un segundo centro en el área de las Bahamas, desde el cual se gobernaba todo el Caribe y las costas de América Central y del Sur. Estas áreas formaron la base de la alimentación de las Antilids. Los Andes, al igual que la región mediterránea, les proporcionaron valiosos minerales y otras materias primas como el mármol blanco. Desde esa región mediterránea, los antepasados de las Antilids una vez emprendieron su viaje hacia el oeste hacia lo desconocido. Miles de años después, los Antilids gobernaron el Atlántico y los países vecinos como una civilización técnicamente avanzada en un momento en que los demás pueblos estaban dando los primeros pasos en el camino de cazadores y recolectores de la Edad de Hielo a agricultores y ganaderos. (1, pág. 148).
Gran parte de esta declaración es altamente hipotética; p.ej. B. el origen de los atlantes, la ubicación de su capital (¿Poseidia?) y el tamaño de su imperio. Pero como dije, hay mucho que decir sobre la existencia de una cultura antediluviana que pereció en un cataclismo, ya sea que se llamara Atlantis, Antilia o lo que sea. –

Sobre el tema de Atlantis, en Reseñas de libros y películas, lea la publicación "La serpiente en el firmamento" y en “Breve, sucinto, curioso” en la página 466 “La enigmática cosmología Dogon”.

Literatura:
(1) Aschenbrenner, Klaus "The Antilids", Herbig, Munich 1993
(2) Berlitz, Charles "El rompecabezas de la Atlántida", Droemer-Knaur, Múnich 1978
(3) Cayce, Edgar Evans "Edgar Cayce sobre la Atlántida", Howthorn Books, Nueva York 1968
(4) de Camp "Continentes hundidos", Wilh. Heyne, Múnich 1975
(5) Hope, Murry "Atlantis", dos mil uno, Frankfurt, 1994
(6) Miers, Horst E. "Léxico del conocimiento secreto", Wilh. Goldman, Múnich 1982
(7) Séneca, L. Annaeus "Medea", traducido por Max Schmitt-Hartlieb, Kurt Vieweg, Leipzig 1929