Categorías
Ciencias

Misterios del Mundo y Maravillas Naturales Parte VI.

EL MILAGRO DE LA VIDA

(Publicado en GralsWelt número especial 11/2003)

Los científicos solo excepcionalmente se atreven a definir la vida, y es algo especial que hace medio siglo un conocido físico escribió un libro titulado "¿Qué es la vida?" (11), que hoy en día está en parte desactualizado, pero siempre vale la pena leerlo.

Cuando hablamos de vida, nos referimos inevitablemente a la vida en la tierra y, por tanto, a las formas de vida orgánica que conocemos. No conocemos ninguna otra forma de vida.
Si bien hay alguna evidencia de que no somos los únicos seres (inteligentes) en el universo, falta evidencia científica de vida extraterrestre y es poco probable que alguna vez llegue.

Por lo tanto, solo podemos intentar resaltar las peculiaridades que distinguen lo animado de lo inanimado, es decir, de las estructuras puramente físicas: ingestión, crecimiento, reacciones de estímulo, curación de lesiones, reproducción, reacción flexible a las influencias ambientales, etc.

Como en la publicación "El equilibrio milagroso" ha quedado claro, la vida ocurre lejos de los equilibrios termodinámicos, y los seres vivos construyen estructuras sumamente complicadas que son extremadamente improbables según las leyes de la física.

¿Cómo surgió la vida?

Hace unas décadas, esta cuestión parecía resuelta. Ya en 1924, AI Oparin (10) sospechó que la vida en la tierra surgió en varios pasos, parcialmente superpuestos:
1. Evolución químico-orgánica hasta la formación de macromoléculas
2. Formación de sistemas de reacción entre macromoléculas orgánicas
3. Delimitación espacial de los sistemas de alto peso molecular que se convirtieron en seres primordiales (protobiontes o eobiontes).
4. Evolución de estos seres primordiales, su código genético, su reproducción y otras funciones vitales.

Aparentemente, los primeros pasos en el camino hacia la vida podrían incluso reproducirse en el laboratorio. Stanley Miller, quien se hizo famoso como resultado, construyó un aparato en 1953 en el que imitaba la atmósfera primitiva de la tierra. En el proceso, se formaron moléculas orgánicas complicadas, incluidos los aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas (moléculas de proteína) que forman las estructuras de todos los seres vivos.

Todo lo demás entonces parecía cuestión de tiempo: tarde o temprano las sustancias básicas necesarias para los seres vivos se unirían en la "sopa primordial" (el mar primordial) y se formarían proteínas, enzimas, genes, simples seres vivos.

El origen de la vida ha sido descrito de esta manera o similar en innumerables escritos científicos o populares. Mientras tanto, sin embargo, esta hipótesis de la "autoorganización de la vida" ha sido refutada, lo que no significa que todavía no se apoye.

Las fuerzas creativas de la naturaleza.

Durante siglos, los teólogos y los filósofos naturales creyeron que la vida era algo especial que podía existir solo debido a una fuerza superior especial llamada fuerza vital (vis vitalis), entelequia, od, orgón, alma celular, etc.

Solo los enfoques físico-mecanicistas en biología del siglo XIX, como el neodarwinismo del siglo XX, querían ver la formación de formas en la naturaleza como una consecuencia de las inevitabilidades inherentes a la materia misma. Este "ateísmo metódico" excluyó influencias trascendentes (no medibles) en todos los procesos naturales.

En la naturaleza, sin embargo, hay dos formas fundamentalmente diferentes de formar formas:

Las propiedades ancladas en la materia aseguran que, por ejemplo
· Combustión de hidrógeno y oxígeno para formar agua;
· El agua se solidifica en hielo o se precipita como cristales de nieve;
· Las condiciones subatómicas y la tabla periódica de los elementos determinan estos procesos.
Las formaciones de forma de este tipo son inevitables y no pueden compararse con el proceso cuando un artista talla una estatua en un bloque de mármol, en cuya forma el material no tiene influencia.

El segundo camino de formación de formas, que afecta a todas las estructuras orgánicas, no tiene que ver con propiedades ancladas en la materia, sino con información genética. Las estructuras orgánicas no surgen necesariamente debido a necesidades físicas (como las estructuras de la "materia inanimada"), sino que se forman incluso en contra de la probabilidad física.
La materia no contiene el impulso de formar un pez, una haya o un caballo.

Las estructuras de los seres vivos están controladas por el código genético. A diferencia de la tabla periódica, este código no es el resultado de la inevitabilidad física, sino el resultado de un "acuerdo". No existe una conexión natural entre las proteínas producidas por la célula y las secciones correspondientes de ADN. Esto se evidencia por el hecho de que hay más de una forma de código para cada aminoácido, al igual que los lenguajes humanos usan diferentes palabras para el mismo término. El código DNS es, por lo tanto, un lenguaje o pieza de información especificada "arbitrariamente".

Las formas orgánicas son de una variedad ilimitada. En la naturaleza, solo son creados por organismos vivos y abren posibilidades ilimitadas de diseño para seres vivos que son desconocidos en la naturaleza inanimada.

Esto plantea la cuestión de qué influencias ocultas producen las formas de vida; quien introdujo el código genético y permitió que las plantas y los animales lo leyeran y siguieran sus instrucciones.

la primera criatura

Incluso la primera célula, que todavía era primitiva pero capaz de vivir y reproducirse, no estaba en modo alguno simplemente estructurada. Tu necesitas:

· proteinas (moléculas de proteína): Todas las proteínas de los organismos vivos constan de solo 20 aminoácidos, que se combinan para formar cadenas largas sin ramificación. En los experimentos con la atmósfera primordial, iniciados por Stanley Miller, se forman numerosas sustancias orgánicas, incluidos los aminoácidos. En un experimento particular, sin embargo, solo se produce una parte de los aminoácidos necesarios. Uno tenía que asumir, por lo tanto, que estos aminoácidos se formaron en la atmósfera primordial o la sopa primordial en varios puntos bajo diferentes condiciones, que luego se lavaron juntos y se combinaron para formar proteínas. Sin embargo, esta formación de cadenas por policondensación requiere una síntesis controlada en la que se elimina el agua desprendida. Por sí mismo o en la sopa primordial es casi imposible (cf. 12).

· Portador de la información genética: Son hebras de ácido nucleico (ADN o ARN) compuestas por cuatro bases nitrogenadas (adenina, guanina, citosina y uracilo). Cómo se forman estos cuatro bloques de construcción en la sopa primordial es muy cuestionable.

· ADN/ARN autorreplicante: Esto requiere un equipo de enzimas, de “moléculas de trabajo”. Estas enzimas tampoco surgen por sí solas, sino que son generadas por otras enzimas o cadenas enteras de enzimas que trabajan juntas. Y se hicieron en base a planos que se almacenan en el ADN/ARN y se leen y transmiten desde allí. Nuevamente, esto no sucede por sí solo, sino por enzimas, que a su vez son producidas por enzimas.

· membrana celular: Un paso esencial en el camino hacia el primer ser vivo es una delimitación hacia el exterior por parte de las membranas celulares, cuya tarea también incluye el transporte de sustancias a través de la membrana. Las membranas biológicamente activas conocidas tienen una estructura complicada y siempre se fabrican a partir de membranas existentes.

¿Autoorganización?

Esto solo describe algunas de las dificultades encontradas en la formación espontánea de la primera célula. El hecho de que todo pudiera haberse formado por casualidad en la sopa primordial ahora también está descartado por toda una serie de científicos o al menos considerado extremadamente improbable.
Por ejemplo, Bruno Vollmert escribe:

“Los teóricos de la evolución empujan el misterio de la existencia, la cuestión del origen, más y más atrás en el tiempo: los seres vivos surgieron de células individuales, células de macromoléculas, macromoléculas de componentes de bajo peso molecular de la atmósfera planetaria, los planetas, las estrellas y el galaxias el big bang. Pero qué es el big bang, de dónde vino la materia y el maravilloso orden de los átomos y el sistema periódico de los elementos, de dónde vienen las leyes estrictas en el mundo de lo más pequeño y lo más grande, eso no se dice ni se pregunta.
La refutación de la hipótesis de DARWIN, sin embargo, significa más: si la macromolécula rica en información del ADN no pudo surgir por sí misma, el mismo funcionamiento misterioso que rodea al Big Bang y el origen de las leyes físicas acompañó toda la evolución y todavía nos encuentra hoy en día en un entorno espacial más inmediato y cercano en el tiempo. Lo encontramos en cada flor y en cada hoja. Pero también lo encontramos en el núcleo de toda célula viva en el orden de los nucleótidos, en esa escritura que ha surgido de manera tan misteriosa a lo largo de millones de años, y que significa bendición y desastre a la vez: La gracia de vivir y la maldición de tener que vivir.” (12, pág. 47).

Por lo tanto, debemos suponer que la tan citada "autoorganización de la materia" no puede explicar el origen de la vida, incluso si los ganadores del Premio Nobel apoyaron esta hipótesis.

Desde un punto de vista científico, la cuestión del comienzo de la vida está abierta de nuevo. Cómo llegó a existir en la tierra y cómo se desarrolló sigue siendo especulación.

Literatura:
(1) Augros, Robert/Stanciu, George: "La nueva biología", Scherz, Múnich, 1991.
(2) Dawkins, Richard: "El relojero ciego", DTV, Munich, 1987.
(3) Eichelbeck, Reinhard: "La conspiración de Darwin", Bertelsmann, Gütersloh, 1999.
(4) Eigen, Manfred/Winkler, Ruthild: "El juego", Piper, Múnich, 1981.
(5) Hollitscher, Walter: "Origen y desarrollo de la vida", Pahl-Rugenstein, Berlín, 1984.
(6) Jacob, Francois: "El juego de las posibilidades", Piper, Munich, 1983.
(7) Junker, Reinhard/Scherer, Siegfried: Evolution”, Weyel, Giessen, 1998.
(8) Maddeox, John: "Lo que queda por descubrir", Suhrkamp, Frankfurt, 2000.
(9) Monod, Jacques: "Coincidencia y necesidad", DTV, Munich, 1971.
(10) Oparin, AI: "El origen de la vida en la Tierra", VEB German Publishers of Sciences, Berlín, 1957.
(11) Schrödinger, Erwin: "¿Qué es la vida?", Piper, Munich 1987 (primera edición 1944).
(12) Vollmert, Bruno: "Los seres vivos y sus macromoléculas", E. Vollmert-Verlag, Karlsruhe, 1983.