Categorías
historia/historia

El anhelo romántico de los alemanes.

(Publicado en GralsWelt 19/2001).

La Primera Guerra Mundial fue un punto de inflexión para los alemanes y su estado, un quiebre en su historia de una magnitud que difícilmente puede sobreestimarse.

Durante muchos siglos, este pueblo talentoso y trabajador tuvo que vivir en muchos pequeños estados que tuvieron que doblegarse ante las grandes potencias. Recién en la segunda mitad del siglo XIX llegó la ansiada unidad alemana y con ella el surgimiento del "Segundo Imperio Alemán" hasta convertirse en una potencia económica y militar respetada. De esta manera, Alemania finalmente encontró en Europa y en el mundo el lugar que le correspondía por su tamaño y sus logros científicos y económicos.

Pero medio siglo después, este joven imperio fue derrotado en una guerra que le fue impuesta, el emperador fue expulsado y se instauró una democracia que el pueblo no quería, que no supo cómo afrontar las catastróficas consecuencias de la guerra. Porque después de un sufrimiento indecible en la guerra, un tratado de paz forzado solo trajo nuevas penurias, y las reparaciones exigieron la pobreza prescrita por generaciones...

Pero cuanto mayor era la necesidad, más gente en Alemania se aferraba a la esperanza de una nueva grandeza alemana y huía de los hechos deprimentes hacia expectativas irracionales. Durante más de un siglo, poetas, videntes, filósofos habían hablado de la gran tarea de los alemanes. Se habían dirigido a su gente con palabras que los extranjeros no podían entender o que veían como una expresión de la arrogancia alemana:

"El viejo mundo, con su gloria y grandeza, así como sus defectos, se ha desvanecido por vuestra propia indignidad y por la violencia de vuestros padres (...) Así, entre todos los pueblos modernos, sois vosotros en quienes está el germen de la perfección humana. recae más decisivamente, y a la que se le asigna el progreso en el desarrollo de la misma. Si pereceis en este ser vuestro, entonces al mismo tiempo perecerán con vosotros todas las esperanzas de todo el género humano de ser rescatado del fondo de sus males (...) No hay, pues, salida: si os hundís , toda la humanidad se hundirá con él, sin ninguna esperanza de una futura Restauración". *)

¿Cómo llegó Johann Gottlieb Fichte (1762-1814) a tales afirmaciones? ¿Qué lo justificaba para trazar un paralelo directo con el pueblo de Israel, que se estaba preparando a través del sufrimiento y las penalidades para recibir al Mesías?

¿Y a quién o qué esperaban los alemanes? ¿El fin de los tiempos, la llegada del juez del mundo, la era del Espíritu Santo, o simplemente un político que uniera a Alemania y la condujera a la grandeza terrenal? ¿O es que todas las esperanzas se habían desvanecido con la guerra perdida (la derrota de Prusia en la Cuarta Guerra de Coalición de 1806/07 contra Napoleón)?

Hoy nos resulta difícil comprender las expectativas de nuestros antepasados a principios del siglo XIX. Aunque esto puede rastrearse en la historia alemana, no puede corroborarse con hechos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los historiadores querían encontrar una conexión lógica en los caminos tortuosos y contradictorios de la historia alemana. Creyeron reconocer que había un camino directo desde las expectativas románticas del futuro de los siglos XVIII y XIX, a través de Bismarck, Richard Wagner, Friedrich Nietzsche y Wilhelm II, hasta Adolf Hitler.

Pero esta interpretación es engañosa: ningún pensador alemán, ningún poeta, ningún filósofo del siglo XIX esperó, previó o incluso deseó a Hitler. Los más grandes alemanes aspiraban a uno interno, un despertar espiritual de su pueblo y fueron todo menos felices cuando el anhelo de desarrollo buscó su cumplimiento en el crecimiento industrial, la construcción naval o la sobrevaloración de las fuerzas armadas. Ningún enfoque puede ser más erróneo que la afirmación de que toda la historia alemana reciente preparó a Hitler para eso. Todos Los alemanes anhelaban la dictadura y el Crepúsculo de los Dioses, solo para luego, como los Nibelungos, caer grandiosamente en una conflagración cósmica.

Lo cierto, sin embargo, es que en un momento crucial de la historia una el hombre captó intuitivamente todo el anhelo inarticulado del pueblo alemán; que sabía de la expectativa en que vivían los alemanes, que anhelaban algo grande, alto, sagrado. Y que este tahúr supo relacionar brillantemente todas las esperanzas consigo mismo, incluso para ofrecerse como el mesías anhelado.

Muchos, demasiados, le creyeron. Sus seguidores le sirvieron como se debe seguir a un mensajero de Dios. Y finalmente todos juntos derrocharon la energía concentrada de un pueblo dotado en un enorme espectáculo de fuegos artificiales de destrucción...

Nota final:
*) Johann Gottlieb Fichte "Discursos a la Nación Alemana", Atlas, Colonia, o. J. página, 246.