Categorías
esotérico

El lado oscuro de la iluminación Parte 5

El conde que vive para siempre

(Publicado en GralsWelt 70/201

"Pocas personas saben cuál era su secreto. Solo que él era un enigma encarnado pasó a la conciencia”.
J. Lenz ("Bajo las alas del fénix", p. 38)

Gracias a un elixir que otorga la eterna juventud, se dice que vivió 2000 años; fue médico, compositor, agente secreto y mucho más. Una de las figuras más enigmáticas de la historia del ocultismo, que se desarrolló a la sombra de la Ilustración en los siglos XVII y XVIII, es el Conde de Saint Germain, que en algunos libros esotéricos se atribuye tanto más cuanto menos hechos reales sobre él puedan probarse.

Uno de los grandes misterios que rodean al "mago" Saint Germain es la cuestión de su linaje y el origen de su gran riqueza. La enciclopedia "Wikipedia" enumera las suposiciones sobre sus padres: hijo de un recaudador de impuestos, violinista italiano llamado Catalani, hijo ilegítimo de una familia real, hijo de un príncipe. Después de Irene Tetzlaff vino el Conde de Saint Germain como Leopoldo Jorge Príncipe de Transilvania (nacido el 28 de mayo de 1696) nació. A la edad de cuatro años, el príncipe heredero fue llevado a Italia de forma anónima para evitar la persecución de los Habsburgo. Desde que participaron en la lucha húngara por la libertad, su familia había sido condenada al ostracismo.

Cuando dos impostores se encuentran...
Los antiguos romanos eran de la opinión de que dos augures (= miembros de un colegio romano de sacerdotes que se suponía debían averiguar la voluntad de los dioses en asuntos importantes del estado) reunidos en la calle tendrían dificultades para no estallar en carcajadas. Todos conocían los trucos del otro con los que vendía "oráculos divinos" al público. Puede haber sido similar cuando se conocieron dos impostores famosos. Casanova describe así su primer encuentro con el Conde de Saint-Germain:
Tuve la comida más agradable en compañía de Madame de Gergi, que vino con el famoso aventurero bajo el nombre de Conde St. Germain. Él no comió, pero habló desde el comienzo de la comida hasta el final, y yo casi lo hice en parte como él, porque tampoco comí, pero lo escuché con la mayor atención. Sin embargo, era difícil encontrar una persona que hablara mejor que él. St. Germain profesaba ser un hacedor de milagros; quería asombrar, ya menudo lo conseguía. Habló en un tono definido, pero lo suficientemente cuidadoso para no disgustarlo. Era culto, hablaba impecablemente la mayoría de los idiomas; fue un gran músico y químico; tenía un rostro agradable y sabía hacer dóciles a todas las mujeres; porque les dio cosméticos y cosméticos, e inspiró en ellos la esperanza, no de hacerlos más jóvenes -porque era tan humilde que confesaba que le era imposible-, sino de mantenerlos en el estado en que los encontró, a saber por medio de un agua que, según él, le costó mucho dinero, pero que, sin embargo, sólo regaló.
Se había ganado el favor de Madame de Pompadour; ella le había conseguido una entrevista con el rey (Luis XV 1710-1774), y él le había montado un hermoso laboratorio; porque el amable monarca, que se aburría por todas partes, pensó que se entretenía, o al menos aliviaba un poco el aburrimiento, haciendo pinturas. El rey le había dado alojamiento en Chambord y le había dado cien mil francos para construir un laboratorio; según la afirmación de St.-Germain, el rey quería que todas las fábricas de Francia florecieran con sus productos químicos.
Este peculiar hombre, que fue hecho para ser un estafador de primera fila, dijo en el tono más confiado y bastante casualmente que tenía trescientos años, poseía la panacea, hacía lo que quería con la naturaleza; tenía el secreto de fundir diamantes y convertir diez o doce pequeños en uno grande de agua purísima sin adelgazar. Todas estas operaciones eran solo bagatelas para él. A pesar de su arrogancia, sus mentiras ridículas y su rareza exagerada, no me atreví a encontrarlo grosero. Es cierto que tampoco lo encontré digno de respeto, pero casi en contra de mi voluntad e inconscientemente lo encontré increíble; porque yo estaba realmente asombrado de él.”
Casanova, Giovanni Giacomo (de "Memorias", Goldmann, Munich, 1960, páginas 290/91)

El supuesto último lugar de residencia del Conde de Saint-Germain fue la corte del Landgraves de Hesse-Kassel, que era un ávido alquimista. Allí Saint-Germain murió en ausencia del landgrave el 27 de febrero de 1784 en Eckernförde en brazos de dos doncellas. Su muerte y entierro el 2 de marzo están registrados en el registro de defunciones de la Iglesia de San Nicolás. Pero cuando el landgrave volvió e hizo abrir el ataúd, se dijo que estaba vacío. Entonces, ¿la muerte del conde de Saint Germain fue falsa?

Un año después, en febrero de 1785, masones, Illuminati, rosacruces y cabalistas se reunieron en Wilhelmsbad (cerca de Hanau). Se dice que Saint-Germain está ante esta asamblea, ¿cómo Pedro Krassa en su libro "The Revenant", pronunció un discurso.

La vida del aventurero, alquimista, médico, agente secreto, compositor, ocultista y rosacruz está distorsionada por muchas leyendas, algunas de las cuales él mismo creó. Esto incluye la afirmación poco creíble de que Saint Germain no solo estuvo en Egipto sino también en India y China. O que lleva más de 2000 años con vida, gracias a un misterioso elixir que prolonga la vida y otorga la eterna juventud.
El Conde conocía divertidas historias sobre chismes en la corte babilónica (que quizá no diferían mucho de los de la corte parisina), sobre conversaciones con la reina de Saba o sobre las bodas de Canaán. Su conocimiento de la historia era tan bueno que hablaba con fluidez Enrique IV (1589-1610) y Francisco I (1494-1547) podía hablar de Francia y describirlos con tanta precisión como si los hubiera conocido personalmente. señora de pompadour (1721-1764), amante de los franceses Rey Luis XV, no logró avergonzarlo con preguntas sobre personajes históricos.

Aventurero, trotamundos, agente secreto
Saint-Germain vestía lujosamente y brillaba con joyas. Tenía una educación universal y se decía que hablaba y escribía árabe, alemán, inglés, francés, griego, latín, portugués y español. También fue un pintor talentoso y un virtuoso del violín y el clavicémbalo. Compuso canciones y óperas. Parecía superior a la mayoría de sus contemporáneos en química y medicina, y si realmente podía, como se dice, quitar las manchas de los diamantes, fusionar diamantes pequeños en diamantes grandes o convertir el plomo en oro, había perdido el conocimiento.

 "Los más bellos misterios de la naturaleza"
“Saint Germain parece un fornido cuarenta y cinco, pero él mismo dice que no come carne, solo algo de pollo, pescado y vegetales. Si logro sacarle el secreto de su longevidad, no se lo ocultaré al rey (Agosto III de Polonia, Elector de Sajonia). Saint Germain conoce los más bellos misterios de la naturaleza y sabe cómo convertir o persuadir a los incrédulos...
No le importa la riqueza y la grandeza terrenal, le basta con poder reclamar el título de 'ciudadano del estado'. También discutió el destino de Francia. El origen del mal es la debilidad del príncipe y la desunión de la corte. Habla libremente sobre las condiciones en la corte francesa: del rey a la bufonada. A veces sucede que es descuidado en sus expresiones..."
De una carta del embajador de Sajonia Kauderbach al Ministro Wackerbarth en Dresden el 14 de marzo de 1760. (Citado de: Teztlaff Irene, Under the Wings of the Phoenix, página 35)

No faltan exageraciones fantásticas sobre las habilidades del misterioso conde, pero nadie está obligado a creer lo que se rumorea sobre él. Sin embargo, uno no puede dejar de ver en él un talento excepcional, no comparable con otros impostores contemporáneos, como el famoso Cagliostro, que carecía de educación y apenas hablaba su italiano nativo.

Viajando por Europa
Los primeros informes fidedignos sobre el Conde de Saint Germain provienen de Londres, del año 1745. Se habla de un excelente violinista que componía, hacía imprimir una colección de canciones italianas y sonatas para violín. También poseía una selecta colección de joyas. Debido a la rebelión jacobina en Escocia, los católicos en Inglaterra fueron vistos con gran desconfianza, por lo que después de dos años, Saint-Germain se sintió obligado a abandonar Inglaterra.
Como cambiaba frecuentemente de nombre (Irene Tetzlaff menciona 32 seudónimos en su libro), es casi imposible rastrear su itinerario. Pero estuvo en Berlín, París, San Petersburgo, Viena. Vivió como un noble de alto rango y se abrió camino en los círculos relevantes, ¿quizás como diplomático, agente en una misión secreta, alquimista? ¿O como miembro de la alta nobleza? ¿De qué otra forma lo tendría Luis XV? amablemente recibido?
Hay alguna evidencia de que trabajó para Federico el Grande, quien lo usó como el "El hombre que no podía morir" designada. Es poco probable que el escéptico rey de Prusia creyera en la inmortalidad de Saint Germain. ¿Pero tal vez estaba interesado en el aura misteriosa de su espía? ¿Fue él quien lo financió?

El hombre que nunca muere, ¿en vivo en la televisión francesa?
Hay informes de tres siglos de personas que afirman haber conocido al Conde de Saint-Germain. En el esoterismo masónico se le considera la reencarnación de Christian Rosencreutz e Hiram Abif, el maestro constructor del Templo de Salomón (2, p. 565). Hoy incluso se sospecha que fue un viajero en el tiempo (ver enlaces de Internet). Según mi investigación "última aparición pública del conde" tuvo lugar en un estudio de televisión de París: en enero de 1972, un hombre de nombre apareció en la televisión francesa Richard Chanfray quien, frente a la cámara, convirtió un trozo de plomo en oro con la ayuda de una primitiva estufa de camping y un misterioso elixir de vida. Ni los camarógrafos ni los peritos presentes pudieron condenarlo por fraude. Cuando el presentador, asombrado y algo perplejo, preguntó cómo había obtenido ese conocimiento, el invitado del estudio respondió lacónicamente: “He dominado todo esto durante muchos siglos. Así que no dejes que mi verdadero nombre te irrite, porque en verdad soy el Conde de Saint-Germain”. (3, pág. 171 s.). En cualquier caso, un impresionante ejemplo de la fascinación “inmortal” que aún hoy ejerce el ocultismo.

sigue siendo un misterio

De todas las personalidades dudosas del período barroco, el Conde de Saint-Germain es la más deslumbrante y difícil de clasificar. Algunos esoteristas creen que es capaz de todo lo posible e imposible, desde hacer oro hasta viajar en el tiempo, y aún hoy lo admiran. Incluso con el título de "impostor" uno lo pasa mal. Saint-Germain es el nombre de una familia noble francesa a la que no pertenecía nuestro enigmático conde; en la medida en que quizás se le pueda llamar impostor. En mi opinión, Irene Tetzlaff ha escrito una biografía de Saint Germain bien investigada y razonablemente creíble: "Unter den Flügel des Phoenixn". En consecuencia, cuando fue confirmado en Florencia, tomó el nombre de "San Germano" o "Saint Germain".

Pero no fue acusado de actividades fraudulentas; en todo caso -que se sepa- nadie se sintió perjudicado por él. Parece documentado que llevó a cabo negociaciones secretas para el rey de Francia, sin el conocimiento del ministro de Asuntos Exteriores, que quería encarcelarlo por ello. (3, pág. 112).

¿Fue el Conde de Saint-Germain un diplomático secreto, quizás un doble agente, usando su rosacrucianismo, sus medicinas milagrosas o su preocupación por las ciencias secretas como una tapadera? Algunos lo ven como un pionero de la idea de la Unión Europea y alaban su compromiso con la paz. Supuestamente previó la Revolución Francesa con las terribles circunstancias que la acompañaron y advirtió contra ella en vano.

kurt seligman opina que el propio Conde contribuyó a resolver los misterios que rodeaban a su persona: “Saint-Germain se traiciona a sí mismo con sus asombrosas historias de un pasado político como diplomático. Tener acceso a archivos clasificados le permitió dedicarse cuidadosa y sistemáticamente al estudio de la historia, mientras que sus otras dotes, se diga lo que se diga de ellas, eran de aficionado. Sus óperas no valen nada; su talento como pintor no puede haber sido significativo ya que ninguna de sus obras ha sobrevivido. Sus descubrimientos químicos consistieron solo en analgésicos; ya no se sabe nada de ellos..." (“El Reino Mágico”, p. 380).

Continúa en "El lado oscuro de la Ilustración" Parte 6.

Literación:
(1) Casanova Giovanni Giacomo, Memorias, Goldmann, Munich 1960.
(2) Black Jonathan, La historia secreta del mundo, Goldmann, Munich 2008.
(3) Krassa Peter, The Revenant, Herbig, Múnich 1998.
(4) Seligmann Kurt, The World Empire of Magic, Bechtermünz, Eltville 1988. (5) Teztlaff Irene, Under the Wings of the Phoenix, Mellinger, Stuttgart 1992.
www …
El conde de Saint Germain:
http://de.wikipedia.org/wiki/Graf_von_Saint_Germain.
http://www.ta7.de/txt/mystik/myst0007.htm.