Categorías
Reseñas de libros y películas

La extraña supervivencia del neoliberalismo

Por Colin Crouch
Suhrkamp, Berlín, 2011,  ISBN 978-3-518-42274-8, 148 páginas

(Publicado en GralsWelt 75/2013)

¿Alguna vez te has preguntado cómo fue posible “que una crisis provocada por la codicia despiadada de los bancos se convirtió en un problema de las finanzas públicas. A medida que las bonificaciones de los banqueros vuelven a los niveles anteriores a la crisis, miles están perdiendo sus empleos en el sector público”. (pág. 246)

Colin Crouch proporciona la respuesta en su libro, que es tan interesante como perspicaz.

Primero explica el desarrollo del liberalismo, en comparación con otras teorías económicas, durante los últimos dos siglos. Queda claro que hay muchas teorías, mejores hipótesis, pero ninguna enseñanza científica de la economía generalmente reconocida respaldada por hechos concretos. Las opiniones de los profesores se contradicen. Las teorías económicas que se presentan como innovadoras están más influenciadas por las ideologías políticas, la moda y, sobre todo, por los intereses de grupos influyentes y financieramente fuertes que por hechos empíricos bien fundamentados. Como me dijo un buen amigo, Catedrático de Economía, hace unos años: "¡La economía en realidad no es una ciencia en absoluto!"

Como resultado, la política económica del siglo XX, tanto en los estados autoritarios como en los democráticos, degeneró en un campo de experimentación que sumió en crisis a continentes enteros e hizo sufrir a muchos millones de personas.[I]

Después de la Gran Depresión de 1929, el liberalismo económico cayó en descrédito. Muchos países, incluido EE. UU., buscaban mejores alternativas. Se introdujeron útiles regulaciones del sistema financiero que impidieron excesos en la construcción posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Después del colapso de la Unión Soviética y la caída de la Cortina de Hierro, el neoliberalismo se vio a sí mismo como el vencedor. Nadie quería saber nada sobre el crac de 1929. De esta manera, los proponentes del neoliberalismo pudieron revertir las restricciones necesarias e implementar una liberalización y desregulación de gran alcance de los sistemas económicos y financieros globalizados.[ii]. Se despejó el camino para los especuladores enloquecidos que desencadenaron la crisis bancaria de 2008 y la crisis del EURO. Los tiburones financieros sobrevivieron a estos colapsos, de los que al menos en parte fueron culpables, casi ilesos. Y continúan alegremente como antes. ¡El contribuyente soporta las pérdidas especulativas!

¡Esta desventaja de los ciudadanos comunes parece increíble para las democracias! Pero nuestros políticos electos se han convertido en juguetes de las altas finanzas. Cada vez más, las decisiones gubernamentales pueden adaptarse a sus intereses; no sólo en los EE.UU. como figura destacada de la economía mundial. En la jerga de los economistas algo así se llama captura de estado (secuestro del estado).

Crouch muestra en su libro con una claridad aterradora que la influencia de las altas finanzas en los gobiernos a través de la corrupción, el cabildeo, las donaciones de partidos y campañas[iii], etc. ya no se limita a los países en desarrollo, sino que también tiene bajo control a las democracias occidentales.

Lea este libro y reflexione conmigo sobre cómo podemos liberar nuestra democracia de las garras del gigante materialista de las altas finanzas.

¡Esperar y desear una revolución no sería una buena solución![iv]

Notas finales:
[I] Ver "Breve, conciso, curioso" página 493 "El siglo de las utopías".
[ii] Ver. "El comienzo del siglo XXI" con la cita "¿Monetarismo o derechos humanos?", en "Economía y asuntos sociales".
[iii] En EEUU, la campaña de las últimas elecciones presidenciales costó un total de seis mil millones de euros. (www.spiegel.de/politik/ausland/wahlkampf).
[iv] En Francia, un folleto anónimo "L'insurrection qui vient" de 2007 se convirtió en un éxito de ventas. Una traducción al alemán está disponible en línea. ¿Cuándo despertarán finalmente nuestros políticos democráticos?